La falta de menstruación (amenorrea), las hemorragias abundantes (hipermenorrea) y los dolores menstruales (dismenorrea) son trastornos menstruales que deben ser diagnosticados y tratados por un ginecólogo.

Por término medio, las mujeres menstrúan 400 veces en su vida. La menstruación forma parte de un ciclo hormonal natural, pero a menudo da lugar a problemas y síntomas que a veces perjudican gravemente a las mujeres.

Los trastornos menstruales se producen cuando las reglas son demasiado abundantes o demasiado ligeras, duran demasiado, se producen con demasiada frecuencia o son irregulares. Afortunadamente, existen soluciones para limitar los síntomas y a veces incluso para curar los trastornos menstruales de forma permanente.

No dude en concertar una cita con uno de nuestros ginecólogos para recibir un tratamiento completo, atento y duradero de sus trastornos del ciclo menstrual.

 

Reembolso
No dude en ponerse en contacto con nosotros para obtener más información sobre las coberturas de su mutua.

¿Qué es un trastorno menstrual?

El término ciclo menstrual se refiere al fenómeno que se produce en la mujer y que permite al cuerpo prepararse para un posible embarazo. Este ciclo depende del equilibrio hormonal general, especialmente de las hormonas LH y FSH, que estimulan los ovarios y la producción de estrógenos y progesterona.

El ciclo menstrual consta de tres fases:

  • La fase folicular (antes de la liberación del óvulo)
  • La fase ovulatoria (liberación del óvulo)
  • La fase lútea (después de la liberación del óvulo)

La menstruación se produce al principio del ciclo menstrual, pero su duración, intensidad y momento varían de una mujer a otra. Algunas mujeres tienen un sangrado menstrual leve durante poco tiempo, mientras que otras tienen un sangrado abundante que dura más tiempo. La menstruación también puede cambiar a lo largo de la vida.

Los trastornos menstruales son anomalías en el funcionamiento del ciclo menstrual que afectan principalmente a la menstruación. Pueden adoptar diferentes formas: menstruaciones dolorosas, abundantes, irregulares o ausencia de menstruación.

Menstrual disorders

¿Cuáles son los diferentes trastornos menstruales?

Síndrome premenstrual

Es posiblemente el más conocido y experimentado de los trastornos menstruales. El síndrome premenstrual (o SPM) se compone de una serie de síntomas físicos y psicológicos que se inician entre unas horas y varios días antes de la regla, y que suelen desaparecer poco después de su llegada.

Los síntomas más comunes del SPM son:

  • Fatiga intensa
  • Sensibilidad o incluso dolor en el pecho
  • Irritabilidad
  • Insomnio
  • Ansiedad
  • Dificultad de concentración
  • Hinchazón del bajo vientre
  • Dolores de cabeza
  • Aumento de peso transitorio

Se cree que el síndrome premenstrual afecta al 20-40% de las mujeres en edad fértil, con síntomas que varían en intensidad. Aproximadamente el 5% sufre una forma grave de SPM denominada trastorno disfórico premenstrual.

Menstruación dolorosa o dismenorrea

La dismenorrea es un dolor en el bajo vientre que precede o acompaña a la menstruación. Puede ir acompañada de dolores de cabeza, náuseas, vómitos, diarrea o fatiga.

La dismenorrea puede no tener una causa identificada o estar relacionada con otro trastorno: endometriosis, fibromas uterinos, tuberculosis genital, quistes y tumores en los ovarios, anomalías congénitas, uso de un dispositivo intrauterino de cobre, etc.

Según la causa de la dismenorrea, puede tratarse con antiinflamatorios no esteroideos, antiespasmódicos, tratamientos hormonales, pero también con medidas no medicinales como la colocación de una bolsa de agua caliente en el estómago, la acupuntura o los ejercicios de relajación.

Ausencia de menstruación o amenorrea

La amenorrea se define como la ausencia total de menstruación. La amenorrea primaria se produce cuando, a los 16 años, la menstruación aún no ha comenzado. En el caso de la amenorrea secundaria, la menstruación se produce y luego desaparece.

La amenorrea secundaria es mucho más frecuente que la amenorrea primaria.

La ausencia de la menstruación puede tener varias causas:

  • Retraso de la pubertad
  • Una malformación congénita del útero
  • Una enfermedad genética (síndrome de Turner y síndrome de Kallmann en particular)
  • Toma de anticonceptivos estrogénicos
  • Interrupción de un anticonceptivo
  • Tras un aborto o una intervención quirúrgica en el útero
  • Menopausia precoz
  • Estrés
  • Choque psicológico
  • Trastorno alimentario, especialmente anorexia
  • Embarazo y lactancia

Si la amenorrea está causada por otro trastorno, éste debe tratarse en la medida de lo posible.

Si la niña aún no ha tenido su primera menstruación y todas las pruebas son normales, se le examina cada 3-6 meses para controlar el progreso de su pubertad. Se le puede recetar un progestágeno y, a veces, un estrógeno para desencadenar el inicio de la menstruación y estimular el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, como los pechos.

Sangrado menstrual abundante o hipermenorrea

La menorragia, también conocida como hipermenorrea, es la aparición de un sangrado uterino anormal durante el periodo normal.

La cantidad de sangre que se pierde normalmente durante la menstruación es de una media de 2 onzas (4 cucharadas) y la duración habitual de la menstruación es de entre 3 y 7 días. Una mujer con menorragia puede perder hasta 3 oz (6 cucharadas) o más y a veces durante más de 7 días.

La hipermenorrea puede tener varias causas:

  • Desequilibrio hormonal: demasiado estrógeno o muy poca progesterona
  • Presencia de lesiones orgánicas como fibromas o pólipos
  • Desarrollo de células endometriales dentro del músculo uterino (adenomiosis)

El tratamiento de la menorragia dependerá de la causa, pero suele incluir la toma de un derivado de la progesterona para regular el ciclo.

Sangrado fuera de la regla o metrorragia

La hemorragia fuera de la regla es el sangrado que se produce entre las menstruaciones. La mayoría de las veces, este sangrado no es grave.

Esta hemorragia puede estar causada por una serie de factores, como:

  • La inserción de un DIU (dispositivo intrauterino)
  • La toma de anticonceptivos hormonales
  • Expulsión de un DIU o inflamación del endometrio
  • El olvido de tomar la píldora anticonceptiva o la toma de anticonceptivos de emergencia (píldora del día después)
  • Un fibroma uterino
  • Lesiones del cuello uterino o de la región vulvo-vaginal (microtraumatismos, pólipos, etc.)
  • Endometriosis (crecimiento anormal del revestimiento del útero, que a veces prolifera a otros órganos)
  • Una caída o un golpe en la zona genital
  • Cáncer de cuello uterino o de endometrio, o incluso de ovarios
  • Una infección

Una vez más, las soluciones dependen de las causas de la metrorragia. Una vez realizado el diagnóstico, el médico propondrá un tratamiento adecuado (cirugía, antibióticos, etc.).

¿Cómo se diagnostican los trastornos menstruales?

Todos los trastornos menstruales presentan ciertos síntomas anormales que son específicos de la patología que debe diagnosticarse. Este diagnóstico se basa esencialmente en una entrevista en profundidad con la paciente, realizada para comprender las manifestaciones del trastorno, su evolución y los síntomas asociados.

Un examen ginecológico también puede aportar algunas respuestas.

Los exámenes de imagen, como la ecografía pélvica, la resonancia magnética pélvica de un lado o la resonancia magnética hipotálamo-hipofisaria del otro, también pueden aportar información importante.

En cualquier caso, si crees que tu periodo interfiere en tu vida social, o que tus ciclos han cambiado, no dudes en hablar con tu médico o ginecólogo.

Trastornos menstruales: FAQ

Si su ciclo menstrual suele ser regular, es posible que su periodo se retrase más de 5 días. Esto significa que si tiene un retraso de 1 a 5 días, puede esperar un poco antes de empezar a preocuparse. Después, puedes ponerte en contacto con tu médico de cabecera para consultar las posibles causas.
El síntoma más importante del embarazo es la ausencia de la menstruación. La tensión en los pechos, las náuseas, el cansancio y el hambre pueden percibirse como síntomas de embarazo, cuando en realidad sólo son señales de que la menstruación es inminente.
Una dieta sana y equilibrada, el ejercicio y una buena gestión del estrés pueden prevenir la exacerbación de los síntomas del SPM.

 

Nuestros ginecólogos

Dr. Erika Bonacina

Ginecóloga 🇬🇧 🇪🇸 🇮🇹
Ginecología
Obstetricia
Embarazo de riesgo
Ver su perfil

Dr. Germán Gonzalez

Ginecólogo 🇫🇷 🇬🇧 🇪🇸
Ginecología
Obstetricia
Patologías Mamarias
Ver su perfil

Dr. Berta Esteban

Ginecóloga 🇬🇧 🇪🇸
Ginecología
Obstetricia
Cirugía ginecológica
Ver su perfil

Dr. Cristina Gómez

Ginecóloga 🇫🇷 🇬🇧 🇪🇸
Ginecología
Obstetricia
Patología Mamaria
Ver su perfil