¿Busca un oftalmólogo en Barcelona para tratar su glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que afecta a entre el 1 y el 2% de las personas mayores de 40 años. Alrededor del 10% de las personas mayores de 70 años lo padecen. También es la segunda causa de ceguera en Europa, después de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Si padece glaucoma o desea hacerse una revisión, no dude en pedir cita a uno de nuestros oftalmólogos.

REEMBOLSO
No dude en ponerse en contacto con nosotros para obtener más información sobre el reembolso de su mutua.

¿Qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad crónica causada por un aumento de la presión intraocular que destruye gradualmente las fibras del nervio óptico.

El glaucoma suele ser un problema de vaciado del humor acuoso, uno de los fluidos del ojo. La presión interna aumenta entonces, de forma súbita e intensa en el caso del glaucoma agudo, y muy gradualmente si el glaucoma es crónico.

Los diferentes tipos de glaucoma

Existen dos tipos de glaucoma.

Glaucoma crónico de ángulo abierto

El glaucoma primario de ángulo abierto (GPAA) es una forma de glaucoma en la que el trabéculo ha perdido su permeabilidad. Su tratamiento es específico y no conduce a la curación. Es la forma más común de glaucoma.

Glaucoma crónico de ángulo cerrado

El glaucoma de ángulo cerrado es una forma particular de glaucoma secundario. Mucho menos frecuente en Francia que el glaucoma crónico de ángulo abierto, es secundario a una malformación que provoca el cierre del ángulo iridocorneal. Lo más frecuente es que se trate de un ojo demasiado corto (pequeño como en la hipermetropía) o de una inserción anormal del iris.

Glaucoma: síntomas

El glaucoma es totalmente asintomático durante la mayor parte de su curso.

Sin embargo, en las fases avanzadas, el glaucoma puede ir acompañado de los siguientes síntomas:

  • Dolores de cabeza
  • Visión borrosa repentina
  • Ojos rojos
  • Dolor de ojos
  • Ver halos de colores alrededor de las luces
  • Sensibilidad extrema a la luz
  • Pupila dilatada
  • Náuseas y vómitos.
glaucome

¿Qué causa el glaucoma?

El glaucoma está causado por un aumento de la presión en el ojo. Este aumento de la presión es el resultado de una obstrucción en el filtro que elimina el líquido intraocular, también conocido como humor acuoso. Este filtro, llamado trabéculo, se obstruye gradualmente en algunas personas, dejando de permitir el paso suficiente del humor acuoso que se produce constantemente en el interior del ojo.

El glaucoma también puede ser el resultado de la unión del iris delante del trabéculo (glaucoma agudo), o de la existencia de una membrana anormal e impermeable delante de este trabéculo desde el nacimiento (glaucoma congénito).

También es importante saber que el glaucoma suele aparecer a partir de los 40 años y su frecuencia aumenta con la edad. Además, las personas de piel oscura, principalmente las de origen africano, tienen un mayor riesgo de desarrollar glaucoma, que suele aparecer antes.

¿Cómo se puede diagnosticar el glaucoma?

El glaucoma suele diagnosticarse tarde, durante una consulta por otro problema ocular: presbicia relacionada con la edad, aparición de cataratas, sustitución de gafas, etc.

Se pueden proponer varios exámenes para detectar el glaucoma.

Medición de la presión intraocular

La presión intraocular se mide con un tonómetro. Normalmente, la presión intraocular es de 15-16 mmHg. La hipertonía ocular se define como una presión superior a 21 mmHg.

El nivel de la PIO es un importante factor de riesgo para el desarrollo y la progresión del glaucoma.

Medición del grosor de la córnea

La medición del grosor de la córnea es esencial para establecer la verdadera presión intraocular: una córnea fina tiende a distorsionar la medición de la presión intraocular (subestimándola). Por el contrario, una córnea gruesa puede hacer que una presión normal parezca alta.

Examen del fondo de ojo

El examen del fondo de ojo permite observar la retina y el punto de partida del nervio óptico, buscando signos de daño en las fibras ópticas.

Evaluación del campo visual

Este examen refleja el impacto del daño en el nervio óptico y su progresión. El glaucoma se caracteriza por un daño progresivo e irreversible del campo visual, inicialmente periférico (en los lados y cerca de la nariz) y durante mucho tiempo inadvertido.

Tratamiento del glaucoma

Si no es posible recuperar la visión perdida, es posible detener la progresión del glaucoma y la pérdida de visión reduciendo la presión intraocular.

Se pueden ofrecer varios tratamientos al paciente en función de la evolución de la enfermedad.

Tratamiento con gotas para los ojos

El tratamiento del glaucoma se basa en la administración regular de colirios (prostaglandinas, betabloqueantes, inhibidores de la anhidrasa carbónica, etc.). Estas gotas reducen la presión intraocular disminuyendo la secreción de humor acuoso o facilitando su eliminación.

Deben aplicarse en horarios regulares, diariamiente y sin interrupción.

Tratamiento con láser

El tratamiento con láser puede ser necesario como tratamiento de primera línea, pero se suele prescribir cuando el tratamiento farmacológico ya no funciona.

La trabeculoplastia con láser implica la fotocoagulación selectiva del ángulo iridocorneal, lo que da lugar a una mejora del flujo del humor acuoso a través del trabéculo.

Cirugía

Si el glaucoma es resistente a los tratamientos anteriores y la visión sigue deteriorándose, puede considerarse la posibilidad de realizar una intervención quirúrgica. La técnica quirúrgica más utilizada es la trabeculectomía.

La intervención quirúrgica consiste en crear una nueva salida del humor acuoso para mantener una presión normal en el ojo.

Glaucoma : FAQ

Ciertos alimentos tienen un efecto adverso sobre la salud en general y sobre los ojos en particular. En el caso del glaucoma, es mejor evitar los alimentos muy ricos en omega 6, como las pipas de girasol, ciertos cereales, carnes o embutidos, así como los productos industriales.
El Ginkgo biloba es una planta conocida por sus numerosas virtudes y que puede actuar sobre la presión arterial. En caso de glaucoma, puedes tomar un complemento alimenticio a base de Ginkgo biloba.
Los colirios betabloqueantes actúan reduciendo la secreción de humor acuoso. Se suelen prescribirse para el glaucoma por su eficacia y bajo riesgo.

Dr. Rob van der Veen

Oftalmólogo 🇬🇧 🇪🇸 🇩🇪 🇳🇱
Exámenes visuales y oculares
Cirugía estética y reconstructiva de los párpados
Procedimientos reconstructivos complejos
Blefaroplastia mínimamente invasiva
Tratamiento de malposiciones de párpados, tumores, ojos llorosos y patología orbitaria
Ver perfil