¿Le gustaría mejorar el aspecto de su rostro?

Las inyecciones de toxina botulínica son probablemente uno de los procedimientos cosméticos más conocidos entre el público en general, entre otras cosas por su uso generalizado entre los famosos. Aunque a menudo se critica su abuso, siguen siendo uno de los métodos más utilizados para reducir las líneas de expresión, especialmente en la parte superior del rostro.

Si está pensando en el btx, es imprescindible que le asesore un profesional especializado para obtener un resultado óptimo. En Turó Park Clinics, nuestros médicos estéticos son expertos en la técnica y le ayudarán a conseguir resultados naturales y duraderos.

¿Qué es la toxina botulínica?

El Botox® o btx es el nombre comercial de la toxina botulínica. Esta toxina es producida naturalmente por la bacteria Clostridium botulinum y tiene la propiedad de inhibir la transmisión nerviosa en los músculos, impidiendo así su contracción.

Cuando se inyecta en la cara, la toxina botulínica actúa sobre los nervios que controlan los músculos, impidiendo que se contraigan, dando un aspecto mucho más suave y relajado a la cara.

La toxina botulínica se utiliza desde 1975 para corregir el estrabismo infantil, los tics faciales y el parpadeo incontrolable (blefaroespasmo), la tortícolis espasmódica, la disfonía, el dolor de la articulación temporomandibular y, por supuesto, para reducir las arrugas faciales en medicina estética.

¿Cuáles son las indicaciones del Btx facial?

La toxina botulínica se utiliza principalmente para corregir las líneas de expresión de la parte superior del rostro: arrugas del ceño o entrecejo, patas de gallo, líneas horizontales de la frente, etc.

Las inyecciones de toxina botulínica también se realizan para corregir el aspecto del cuello, de los labios y de las comisuras, donde a veces se encuentran las "líneas de marioneta" también conocidas como "líneas de tristeza" o "pliegues de amargura".

El uso de Btx en el rostro se considera un tratamiento estético y puede considerarse como una medida correctiva o preventiva, en cuanto aparecen las primeras arrugas o líneas de expresión.

BTX faciales

¿Cómo se realiza un tratamiento de Btx facial?

Antes de la intervención

Antes de la intervención, es necesaria una consulta previa para que el médico pueda establecer su plan de tratamiento personalizado.

Esta primera visita también será una oportunidad para descartar cualquier contraindicación. Si toma regularmente medicamentos o padece alguna enfermedad, es el momento de hablar de ello con su médico.

Las inyecciones

Las agujas son muy finas y las inyecciones son casi indoloras. Por lo tanto, el procedimiento no requiere anestesia. Sin embargo, en algunos casos se puede utilizar una crema anestésica para garantizar la comodidad del paciente.

En primer lugar se desinfecta la piel, y a continuación se inyectan pequeñas dosis de solución de toxina botulínica en los músculos, en puntos muy precisos.

En general, la sesión dura entre 10 y 30 minutos, dependiendo de la magnitud del trabajo que se vaya a realizar.

Seguimiento después de la operación

Los efectos de la inyección de la toxina botulínica pueden aparecer al cabo de 2 a 10 días, según el paciente. Es el tiempo que tarda el producto en actuar y que el músculo responda a la toxina botulínica, relajándose. Se recomienda una consulta con el médico a los 15 días para comprobar los resultados y la buena evolución del tratamiento.

El post-tratamiento es sencillo, basta con no masajear los puntos de inyección -sobre todo para las arrugas del entrecejo-, no hacer deportes intensos y no llevar casco de moto. Además, los baños calientes, las sesiones de hammam o la exposición al sol también deben evitarse durante 24 horas.

Los efectos del Btx duran entre 4 y 6 meses después de las inyecciones. Pasado este periodo, se puede proponer una nueva sesión de toxina botulínica.

Btx facial: nuestras respuestas a las preguntas más frecuentes

Las contraindicaciones más corrientes de las inyecciones de Btx son las siguientes:
  • enfermedades neuromusculares como la miastenia
  • tratamiento concomitante con aminoglucósidos (una familia de antibióticos que incluye la amiklina y la gentalina)
  • alergia a la neurotoxina botulínica A o a la albúmina sérica

El Botox tampoco se recomienda a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Las inyecciones de la toxina botulínica no suelen causar ninguna complicación. Sin embargo, pueden producir una ligera hinchazón, enrojecimiento y hematomas muy superficiales inmediatamente después del procedimiento.
Debe evitar tomar medicamentos que favorezcan los hematomas, como la aspirina o los antiinflamatorios.
No, las inyecciones pueden administrarse en cualquier época del año.

 

Nuestro equipo de especialistas

Dr. Lloyd Nanhekhan

Cirujano plástico, estético y reconstructivo 🇫🇷 🇬🇧 🇩🇪 🇳🇱
Rejuvenecimiento facial
Tratamientos quirúrgicos estéticos y reconstructivos
Microcirugía reconstructiva
Procedimientos cosméticos: cirugía estética de mamas, abdominoplastia, btx, etc.
Ver perfil

Dr. Rob van der Veen

Cirujano Oculoplástico & Oftalmólogo 🇬🇧 🇪🇸 🇩🇪 🇳🇱
Cirugía estética y reconstructiva de los párpados y la cara
Blefaroplastia mínimamente invasiva
Procedimientos reconstructivos complejos
Tratamiento de malposiciones de párpados, tumores, lagrimeo y patologías orbitarias
Ver perfil